Editores

ANÁLISIS GHOST IN THE SHELL

ANÁLISIS GHOST IN THE SHELL

 

Hay sin duda tres películas que marcaron mi forma de ver animé en los años 90s: Akira, Ninja Scroll y Ghost in The Shell. La cinta de Mamuro Oshii basada en el manga original de Masamune Shirow era un equilibrio perfecto entre una animación realmente impresionante, un diseño exquisito y una historia profunda, con ribetes filosóficos que incluso hasta hoy en día puede ser apreciada. Si bien con el tiempo Oshii se ha perdido entre mediocres cintas Live Action, Ghost in The Shell ha sabido mantenerse fresca y activa. Series como la recomendadísima Stand Alone Complex, la moderna Arise o incluso la secuela del propio Oshii llamada Innocence, han mantenido a Ghost in The Shell en la palestra a través de los años, así como el siempre presente rumor de una adaptación norteamericana a imagen real. Pero ese primer amor no se olvida, y la original de Oshii se ha mantenido ya por décadas en un lugar reservado para las obras maestras del animé.

 

 

La adaptación occidental a pantalla grande de Ghost, es algo que se venía rumoreando por años. Así como la futura película de Akira o Robotech, todos los años tenemos rumores de algún avance, pero nada concreto. Eso cambiaría cuando pudimos ver finalmente la primera imagen de Scarlett Johansson como la Mayor Kusanagi, un hecho que de inmediato despertó las alarmas tanto de fans como detractores al hecho de no mantener una protagonista nipona en el rol protagónico. En mi mente solo renacía la pesadilla de “Dragon Ball” y su nauseabunda adaptación americana. Ya había sobrevivido a eso, lo había comenzado a digerir y dejar atrás… ¿Y si Hollywood lo hacía denuevo y se mandaba un Dorangu Buroro MacDonald, con una adaptación horripilante?. Sin saber que esperar, pero con las espectativas bajísimas, me senté en la sala de cine, luego de haber repasado el día anterior tanto la película clásica de Mamuro Oshii, como The New Movie, la más reciente película animada que llegó al cine.

 

 

Lo primero que debo hacer es brindarles de inmediato tranquilidad: Ghost in The Shell no es para nada una mala cinta, de hecho es bastante entretenida, visualmente hermosa y con algunas actuaciones destacadas, como la de Juliette Binoche, Pilou Asbaek y del siempre “enojado” Kitano, que manteniendo su idioma natal, se pone el manto y las canas de Aramaki, jefe de la Sección 9. Con la mente fresca luego de haber repasado las dos películas anteriormente mencionadas, me sorprendió que Johansson capturará bastante bien a la Mayor, con esos ademanes fríos y caminada abrutada, logra transmitir esa suerte de conflicto interno entre la máquina y la conciencia humana. No voy a spoilear nada, pero a quienes les preocupa el que no hay una Japonesa en el rol de Kusanagi, les cuento que todo eso se explica en la misma película, un hecho que encontré bastante acertado. El gran personaje a mi gusto de la cinta es Batou. En la película podemos ver muchos más ribetes de su personalidad que incluso en la cinta original, claramente tomando algunos detalles prestados de Ghost In The Shell: Innocence, se nos expone a un Batou muy humano, incluso seremos testigos del origen de sus ojos cibernéticos. Sin duda, mi personaje favorito de esta nueva adaptación de Ghost in The Shell.

 

 

La trama de la cinta nuevamente nos sitúa en un mundo donde los ribetes entre lo humano y lo mecánico se están haciendo cada vez más difusos. Los humanos aumentados comienzan a ser comunes, y la Mayor es el avance del traslado de la conciencia humana a un cuerpo absolutamente cibernético. ¿Es este el futuro que nos depara como humanos? ¿Es lo más cercano que podemos estar de la divinidad?. Es en medio de estas confusiones, que la Mayor se enfrenta al enigmático Kuze. Un nuevo y peligroso terrorista cibernético, que ha comenzado una serie de asesinatos claves, que hay que detener. Si bien Kuze no llega a tener la presencia tan poderosa que tuvo el Puppet Master de la cinta original, llena sus zapatos de antagonista bastante bien, con un Michael Pitt bastante correcto en el rol. Johansson luce realmente preciosa como la Mayor, y hay tomas que sencillamente son para ponerlas de Wallpaper. El cuidado de colores, ritmos (gracias a kamisama no cayó en una edición del tipo Resident Evil The Final Chapter) y pausas, llevan la película a un muy buen paso, no aburriendo ni lanzando todo por la borda precipitadamente.

Las cuatro escenas más importantes de Ghost in The Shell, la cinta original de Oshii, están presentes en esta nueva película a imagen real. Es un regalo a los sentidos poder observar a la Mayor caer desde un edificio mientras disparando se hace invisible, o peleando en el agua etc. No les adelantaré más, pero esas escenas tan memorables de la película original, están acá y se ven espectaculares. No pude evitar sentir que esta película se vería mucho mejor en mi TV 4k con HDR de lo que lo hacía en el cine.

 

 

En cuanto a lo negativo, quiero dejar en claro que hay una simplificación de la temática y conceptos de la historia. Si bien tenemos el conflicto interno de Kusanagi y su motivación similar a la de la película original, no tenemos grandes monólogos ni frases memorables para quienes nos gusta la pluma de Shirow o la filosofía compleja del Oshii noventero. En cambio, la cinta es más visual y busca transmitir de la forma más simple, el conflicto entre humano, conciencia y máquina. Algo que me decepcionó profundamente fue el camino que optaron para terminar la película. Siento que se buscó una salida demasiado fácil, demasiado Hollywoodense para acabar una película que no estaba nada de mal, y que con un final más acorde al original, sin duda que habría ganado más enteros. En cambio, con el final actual, pierde toda la profundidad que había construido hasta ese momento la cinta, quedando cuando los créditos rueden, como una entretenida película de ciencia ficción visualmente espectacular. Pero nada más.

 

 

Ghost In The Shell es una película hermosa, entretenida, que cumple con llevar el mundo de Shirow a la pantalla grande de buena y respetuosa forma. Es una delicia ver a la Johansson como la Mayor, y se nota que está sumamente comprometida con su rol, cosa que es muy positiva ya que te hace olvidar la etnia de la protagonista. Si bien la película no compromete ni se la juega por profundizar los mejores conceptos de la obra original, sí toma lo suficiente para construir una adaptación entretenida y que aprueba el paso del animé a la pantalla grande americana. Gracias a dios no fue un nuevo Dragon Ball, y es un indicio de que occidente puede adaptar bien un animé nipón si se lo propone… ahora solo falta que dejen la sobre simplificación de lado y se la jueguen por profundizar más los conceptos e historias que suelen usar los Japoneses.

 

7.5

LoboMenares

Editor en jefe de GamerVipCL y comunicador con más de 15 años de experiencia en el mundo de los videojuegos. Ha trabajado en Megavisión, Radio 40 Principales y otros medios escritos independientes. Sus primeros análisis fueron realizados para la revista impresa de Errols a finales de los años 80 cuando aún estaba en el colegio. Diseñador de profesión y gamer de corazón, cuida entre sus tesoros su vieja Atari, así como Dragon Age Origins, Mass Effect 2, Vampire The Masquerade y la saga The Witcher.

https://goo.gl/hgeZhT

PLAYSTATION

XBOX

NINTENDO

PC