Editores

ARRIVAL “LA LLEGADA” ANALISIS

ARRIVAL “LA LLEGADA” ANALISIS

 

Cierto día, una docena de naves espaciales han llegado a la Tierra y se han establecido en diversos puntos del planeta. Para desconcierto de las autoridades mundiales, éstas naves no portan armas ni se han mostrado hostiles, sino que simplemente se han estacionado en estos lugares.

Contrariando a sus similares chinas y rusas, las fuerzas armadas estadounidenses optan por buscar una explicación al fenómeno, reclutando a la profesora de lingüística Louise Banks (Amy Adams) y la trasladan a una base secreta en Montana, a fin de desarrollar algún sistema de comunicación que les permita relacionarse con estos seres.

De la mano del astrofísico Ian Donnelly (Jeremy Renner), Louise desarrolla una forma de comunicarse con estos seres y lo hace contra el tiempo, antes de la inminente reacción armada contra los visitantes..

Se ha vuelto tendencia. Los últimos años, más o menos para esta época, se han venido estrenando filmes de ciencia ficción que, aunque hayan derivado en resultados dispares, ninguna puede decirse que no fue al menos interesante de ver. Así, desde el 2013 hemos tenido la impecable Gravedad, luego Interstellar (interesante, a la cual hay que darle una segunda mirada para absorberla mejor), The Martian (no una obra perfecta, pero de todos modos fue divertida) y el 2016 le tocó el turno a Arrival: La Llegada.

Nueva incursión cinematográfica del franco-canadiense Denis Villeneuve, director que los últimos años sin hacer mucho ruido se ha despachado algunas de las mejores películas del último tiempo (Prisoners, el 2013, y Sicario, el año pasado), Arrival no sólo no es la excepción, sino que bien podría ser la mejor película del año.

 

Adaptación de la novela de Ted Chaning Story of your Life, Arrival enfoca el tema de las invasiones alienígenas desde un punto de vista poco frecuente, como es preguntarse ¿qué pasaría si nos visitaran extraterrestres, pero éstos no vengan con deseos de conquistarnos o destruirnos, sino a ayudarnos?¿Que no vengan en plan de arrasar con todo, sino a darnos la posibilidad de salvarnos?

Los invasores aparecen en nuestro mundo con un ánimo conciliador, de colaboración recíproca y, a diferencia de la mayoría de invasores de otras películas, nos tienen fe. Tal vez nos vean como poca cosa como todos los demás aliens, pero ven también nuestra posibilidad de evolucionar y ser mejores. Nos ven como seres capaces de conocer y aprender nuestras debilidades y superarlas.

Estrenar un filme así, el mismo año que se estrenó su antítesis más obvia (la secuela de Independence Day) o en épocas en que el tema de la presencia alienígena obedece a conspiraciones entre poderes fácticos (si, Salfate, Giorgios A. Tsoukalos, a ustedes les hablo!!) no deja de ser fuerte. Lo mismo saber que, en tiempos de Brexit y en que Donald Trump es electo por gente que fue en masa a votar por él, aún somos dignos de ser apreciados..o al menos no ser destruidos.

Eso ya es un tremendo punto a favor de Arrival, y Villeneuve es lo suficientemente hábil e inteligente para armar un relato inteligente (pero sin caer en los excesos que le pasaron la cuenta a Interstellar) pero a la vez emotivo (sin caer en el discurso new age), decorado dentro de un marco sobrio, que nos pone en el fantástico escenario en que se encuentran sus protagonistas. No es necesario ser astrónomo ni doctor en filosofía para entenderla.

 

El relato, además, es lo bastante entretenido, cuenta con una notable puesta en escena, gracias a la impecable fotografía de Bradford Young y la notable partitura de Johann Johannsson (a ratos me recordó al Brian Eno o al David Bowie de su etapa alemana de fines de los ’70), para acompañar un relato acertadamente narrado desde el punto de vista de su protagonista, un personaje que a través del proceso que debe desenvolver para cumplir su cometido, termina aprendiendo mucho de sí misma, descubriéndose lo suficientemente fuerte como para creer y defender sus convicciones .

En ese marco, la actuación de Amy Adams es fundamental y, nuevamente, sigue la tendencia de esta ciencia ficción, de tener una protagonista femenina potente, capaz de sostener sobre sí el mayor peso de la historia, siendo además perfectamente capaz de conducirla. Sandra Bullock en Gravedad, Anne Hathaway y Jessica Chastain en Interstellar y la misma Jessica en The Martian. Amy se une a este exclusivo club y además ya suena fuerte ad portas de la temporada de premios.

Visualmente atractiva, Arrival es un gran relato sobre divulgación científica, pero además una verdadera oda a la esperanza. Es un filme que ayuda a recuperar la fe en la humanidad y en nuestra capacidad para hacer el bien. Pero también, ayuda a muchos a reencontrarse con el cine en tiempos dominados por las franquicias y recordar que el cine comercial puede ser caldo de cultivo para experiencias sobrecogedoras como ésta. Ocho nominaciones al Oscar (incluyendo mejor película, director y guión adaptado, entre otras categorías más técnicas) y con un director con los bonos muy en alza (durante el año lo volveremos a encontrar dirigiendo la esperada Blade Runner 2049 y ya está listo para dirigir el remake de Duna), Arrival es una de esas cosas que no hay que dejar pasar. Y si ya la vio, repetírsela de todos modos.

 

9

Lobo Cinepata

Crítico de cine y blogger por ya más de 10 años, nuestro querido Lobo Cinépata se ha destacado por mantener una aguda pero justa mirada al mundo del cine y la televisión.

https://goo.gl/hvtaF4

PLAYSTATION

XBOX

NINTENDO

PC