Editores

EL NEGOCIO DE LAS CONSOLAS “SLIM” ¿REALMENTE SON LAS MÁS CONVENIENTES?

EL NEGOCIO DE LAS CONSOLAS “SLIM” ¿REALMENTE SON LAS MÁS CONVENIENTES?

 

Hace unos 17 años aproximadamente nos maravillábamos viendo como en la industria de los videojuegos se presentaban los modelos delgados, que terminaban siendo un producto más simple pero con las mismas funciones, mejorando su apariencia pero conservando su calidad de fabricación y funciones, hoy eso parece no ser la finalidad pero si el bajo costo.

En muchas ocasiones me he considerado como un afortunado, ya que desde muy pequeño que, de alguna manera, mi vida siempre ha estado ligada a los videojuegos hasta la actualidad donde intento encontrarles solución a las diversas fallas que presentan en su uso diario.

Mis recuerdos en cuanto a consolas y los avances en modelos delgados apuntan hacía la gran Nintendo, de hecho mi primera consola fue una Super Nintendo en su modelo más coqueto, pero eso no me quitó el poder conocer a su antecesor modelo del mismo nombre, pero que en aspecto era un poco más tosca hasta para quitar los cartuchos, pero en esos tiempos, eso no importaba, no señor, pero también en esos tiempos fabricar un producto debía cumplir con ciertos estándares de calidad aun cuando el costo de fabricación entre un modelo y otro fuese el mismo.

Estos casos los he visto siempre ligados a Nintendo, por este motivo puede ser que pocas veces vemos los precios de una consola de esta compañía bajar los precios en sus productos, dependiendo el caso, ya que una consola que llega a nuestro país varia demasiado por diversos factores.

Siguiendo con el tema y remontándonos al pasado, recuerdo conocer la evolución de los modelos delgados con la primera aparición de SONY en el mercado y su PlayStation, pero luego apareció la famosa PlayStation One, mucho más compacta que su primer modelo, por supuesto, pero con las mismas funciones. Podríamos citar incluso a PS2 como consolas con buenos estándares de fabricación, sin olvidar su primer modelo y el salto que dio con su sucesor, el modelo delgado que dejo boquiabiertos a muchos de nosotros, porque el cambio fue gigantesco.

 

Las consolas de PlayStation son las que mejor referencia en cuanto a modelos delgados y de bajo costo podríamos conocer. Lo he visto en modelos de PS3 donde podría aventurarme a comentar que fue el inicio del bajo costo y accesibilidad. Entre sus modelos FAT, Slim y Ultra Slim, hubieron cambios visuales notorios, eso es indiscutible sobre todo si lo miramos desde dentro de su estructura, pero en donde más se nota en la actualidad el bajo costo de fabricación es en las consolas PS4.

Los modelos de PS4 que comenzaron a salir al mercado tenían un buen estándar de fabricación, se podía notar cada vez que me tocaba desmontar alguna por un motivo diferente. Desde el modelo 1xxx hasta el 12xx no había notado faltas en su fabricación. Como punto personal siempre me llamó la atención la disipación de calor que tenía, me parecía un poco pobre al tratarse de una consola ya de octava generación que prometía el cielo, pero eso ya es otra cosa.

Lo que me dejó impactado y triste fue cuando me tocó desmontar por primera vez una consola modelo SLIM luego de varias semanas al salir al mercado. Lo primero que noté fue lo manejable que son sus tapas, se pueden doblar fácilmente, hasta la fuente de poder cambio en cuanto a su cobertura, un plástico más que delgado y que hace que incluso se pueda doblar con circuito y todo, el disipador de calor es mucho más pequeño que en los modelos anteriores, lo que nos podría hacer entender que sería menos probable que se caliente más pero no es tan así, porque encendida la consola en menos de 5 minutos alcanza ya una temperatura considerable.

La idea no es menospreciar el avance hacía modelos más delgados, sino el costo extra que puede tener realizar esto, porque si bien se esta abaratando y de tal manera llegando a más bolsillos, siguen apareciendo las mismas fallas o incluso otras cuando en realidad deberían estar siendo solucionadas con cada nuevo modelo, como veíamos hace años, aunque también es cierto que la tecnología avanza y no son los mismos materiales.

Al final somos los consumidores los que pagamos por esto no teniendo en cuenta el material, poco nos importa eso, sino la finalidad que esto conlleva y la cual no solo se puede ver reflejado en las consolas, también en televisores y celulares en los cuales podemos notar que son cada vez más desechables, ¿es acaso este el propósito?, ¿nos importa algo barato o algo de calidad y cuánto estamos dispuestos a pagar por aquello?.

Thornillo

Estudioso futurista del rubro gamer, Thornillo lleva viajando por el mundo de los pixeles y los cables por años. Destacado técnico de profesión y estratega de convicción ha trabajado en varios medios Españoles de videojuegos. Cuida entre sus tesoros Battlefront 2, Halo saga y Starcraft.

http://thornillo@gamervip.cl

PLAYSTATION

XBOX

NINTENDO

PC