Editores

KONG: SKULL ISLAND ANÁLISIS

KONG: SKULL ISLAND ANÁLISIS

 

Es 1973. El investigador estadounidense Bill Rada (John Goodman) es autorizado por su gobierno para iniciar una investigación en la zona conocida como Isla Calavera, un inhóspito lugar en medio del Pacifico, a fin de conocer las potenciales riquezas explotables del islote.

Para ello, recluta a un pelotón de veteranos de Vietnam, encabezados por el coronel Preston Packard (Samuel L. Jackson), al retirado capitán y explorador ingles James Conrad (Tom Hiddleston) y a la reportera gráfica Mason Weaver (Brie Larson).

El trabajo comienza con la detonación de cargas sísmicas para verificar la estabilidad del terreno. Pero pronto son atacados por una increíble bestia: un furioso simio de más de cien pies de alto que, en minutos, arrasa con la expedición.

Diezmados, los miembros del equipo deben buscar un modo de salir de la isla con vida, evitando a la bestia. Pero el simio será solo la primera, y la menos terrible de las criaturas que habitan la isla…

La muy buena recepción del reinicio de Godzilla, en 2014, entusiasmó a la Warner Bros, estudio que se puso rápidamente a bosquejar su propio universo cohesionado. El paso siguiente, no podía ser de otro modo, correría por cuenta del otro gran referente de este subgénero: el legendario gorila gigante conocido como King Kong.

No era de extrañar que la ansiedad por este nuevo capítulo se fuera a las nubes, y fue ese manto de ansiedad el que rodeo a Kong: La Isla Calavera…ahora bien, estas enormes expectativas ¿son cumplidas?

 

 

Es acá donde intervengo y agradeciendo la introducción de mi buen amigo Lobo Cinépata, me tomo el derecho de coger este análisis por los cuernos y responder con un potente SÍ. Disfrutando la película con mi padre, un amante de las cintas de King Kong (En mi caso siempre he sido más fan del Kaiju Japonés y mi atómico Godzilla), pudimos luego reflexionar sobre las bondades y desaciertos de la película y rayando suma/resta, podemos concluir que es una de las mejores versiones de Kong a la fecha. Pasemos a ver porqué.

Kong es una cinta hecha y diseñada para el amante del género, ya sea de las viejas películas de monstruos americanas, como también las del cine Kaiju Japonés… los amantes de las cintas con monstruos gigantes. Somos precisamente nosotros los que no quedamos para nada satisfechos con la reciente Godzilla de Edwards, donde se nos escondió tanto el monstruo que incluso hasta el día de hoy cuesta recordar exactamente como diablos lucía el nuevo Godzilla. Acá nos arrojan al rey Kong a pocos minutos de comenzada la cinta, dejando muy en claro que los ruegos han sido escuchados y que atrás se dejará esa seudo mística de esconder a la criatura por buena parte del metraje. Nadie se sienta a ver una película de Godzilla o Kong esperando ver a Kurosawa o Lynch, lo hacemos esperando ver lucir a nuestras adorables bestias y ojalá contar con una trama entretenida a rabiar.

 

 

Digamos las cosas como son, los que nos sentamos en ese cine y pagamos el boleto queremos ver a Kong luchando contra todo lo que se mueva y luciendo lo suficientemente Bad-Ass como para ponerse cara a cara con el lagarto XL de Tokyo. Es precisamente en este apartado en el que Kong cumple con creces. En la isla calavera verás al gran simio pelear como nunca antes, es realmente un agrado contemplar estas escenas de combate, destacando el uso de los colores y escenario haciendo que realmente parezca una gran batalla campal entre criaturas casi mitológicas. Teniendo recientemente la oportunidad de volver a ver la cinta en 4K, debo decir que es simplemente impresionante en dicho apartado, y no serán pocos los que escojan estas escenas, para lucir su nueva TV con los amigos.

 

 

Otro punto que personalmente me agradó, es que por fin le sacaron ese angulo medio romántico del Kong “enamorado” de la heroína de turno… la verdad es que solo se prestaba para escenas simpáticas y aumentar la empatía de la gente por el simio, pero que no llegaban a ninguna parte. Acá Kong no está para esas cosas, y si bien es bastante protector con los humanos que no dañan su isla, no pierde el tiempo en cursilerías, luciendo siempre amenazante e imponente. Por otro lado, el componente humano de la cinta cumple de forma correcta, destacando un Samuel L. Jackson que hace precisamente de… Samuel L. Jackson, y por dios que se sabe hacer odiar nuestro querido MF, cuando hace de villano. Su personaje militar, recién salido de una derrota generalizada y poco aceptada en Vietnam, contrasta con el mismo Kong y se transforma en su principal antagonista. También lo hace John C. Reilly, quien nuevamente se luce en el papel liviano de la cinta. Es un viejo soldado varado en la isla, quien servirá de enganche entre la película y el espectador. Es precisamente él quien exclamará lo que estamos pensando en diversas situaciones con comentarios que lograrán sacarte más de una sonrisa. Con Reilly queda en el humano el rol de empatizar con el espectador y dotarte de momentos de alivio y risa, no en el simio.

 

 

Lo único que encontramos un tanto extra es el exceso de metraje utilizado para aclarar ciertos hechos del film, cayendo en una suerte de “Sobre explicación” de los mismos que nos pareció un tanto de más.

Kong Skull Island es una película absolutamente recomendable para los fans del género y todo aquel que quiera divertirse pasando un rato entretenido frente a la pantalla. No busca con pretensiones ser una cinta seudo intelectual o perder el tiempo en reflexiones que no van al caso. Es una cinta consiente de lo que es y lo cumple con creces: Una película diseñada para entretener a raudales y satisfacer a los fans de estos bichos gigantes que amamos tanto. Como dato final, te cuento que la escena post créditos por sí sola te va a dejar al borde del asiento y marcando ocupado. NO TE VAYAS HASTA QUE LA VEAS.

 

 

 *Se agradece a Lobo Cinépata por la introducción.

8.5

LoboMenares

Editor en jefe de GamerVipCL y comunicador con más de 15 años de experiencia en el mundo de los videojuegos. Ha trabajado en Megavisión, Radio 40 Principales y otros medios escritos independientes. Sus primeros análisis fueron realizados para la revista impresa de Errols a finales de los años 80 cuando aún estaba en el colegio. Diseñador de profesión y gamer de corazón, cuida entre sus tesoros su vieja Atari, así como Dragon Age Origins, Mass Effect 2, Vampire The Masquerade y la saga The Witcher.

https://goo.gl/hgeZhT

PLAYSTATION

XBOX

NINTENDO

PC